0
Mi cesta

Total:0.00

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0.00
Seleccionar página
Blog by Teresa Bonnin

Tengo la libido disminuida. ¿Qué puedo tomar? esta, es  una de las consultas más frecuentes que me hacen muchas mujeres en la etapa menopausica.

Cuando la mujer llega a esta etapa, a nivel hormonal, además de la bajada de estrógenos se produce una disminución de la testosterona.

¿Qué efecto tiene la deficiencia de Testosterona en la mujer?

  • Aumento de peso con disminución de la masa magra.
  • Aumento de la masa grasa, y grasa visceral.
  • Depresión, fatiga, disminución de las facultades cognitivas.
  • Perdida de deseo sexual con dificultad para excitarse o alcanzar el orgasmo.

Un diagnóstico de testosterona baja es más complicado que se realice en las mujeres y no es una prueba analítica que se haga rutinariamente, ya que en la mayor parte de los casos se atribuye a algo normal y sienten pudor de discutir la falta de libido con sus médicos.

La cantidad de testosterona en la mujer es 10 veces inferior que la del hombre, pero los síntomas por deficiencia en ambos sexos son prácticamente los mismos.

Hay otros factores como la dieta y el ejercicio que influyen en la producción de testosterona, y que pueden prevenir su deficiencia.

La respuesta hormonal al ejercicio no es igual en las mujeres y en hombres, después de una sesión de ejercicio de resistencia con pesas, la testosterona en los hombres se dispara, sin embargo, no todos los estudios en mujeres han podido encontrar este mismo efecto justo después del ejercicio, pero si se ha constatado que a largo plazo los niveles de testosterona eran más altos en las mujeres que hacían ejercicio intenso con pesas, comparadas con las que hacían ejercicio moderados.

En cuanto a la dieta, la alimentación libre de grasas que muchas mujeres siguen en la etapa menopáusica por miedo a aumentar de peso, no ayuda a aumentar los niveles de testosterona (también en la edad fértil) y  de igual modo el alto consumo de soja y derivados al contener fitoestrogenos hace aumentar los niveles de SHGB la globulina fijadora de hormonas sexuales y hace que desciendan los niveles de testosterona libre.

Los preparados con testosterona no están aprobados por la AEMPS para el uso en las mujeres, por lo tanto, si se receta testosterona, es para una indicación alternativa y solo en Fórmula Magistral.

Si bien la testosterona contribuye al funcionamiento sexual saludable en las mujeres, hay muchos otros factores que también participan en la disfunción sexual postmenopáusica.

Entre estos factores, se incluyen los niveles reducidos de estrógeno, la sequedad vaginal, los efectos secundarios de los medicamentos, las afecciones crónicas, la pérdida del cónyuge o la pareja, la falta de intimidad emocional, los conflictos, el estrés o el estado de ánimo.

Si administramos testosterona en crema transdermal, en cuanto a la líbido y el deseo sexual solo solventaremos el 30-40 % de los casos ya que el 60-70 % depende de los niveles de dopamina.

Por ello, el tratamiento transdermal irá acompañado de dopaminérgicos vía oral:

¿Cuáles son los mejores dopaminérgicos para aumentar la líbido?

  • Ginseng: 300-500 mg/2-3 veces día
  • Rhodiola: 300 mg/2 veces día
  • Tríbulus terrestres 400 mg/3 veces día siempre con 10 mg de Zinc, para actuar no solo como dopaminérgico sino como modulador de la 5-alfa reductasa.
  • Mucuma pruriens: 100-200 mg/3 veces día (máximo 900 mg/día) (¡ojo! con
    • pacientes psicóticos)

En pacientes psicóticos utilizar fenilalanina (aminoácido primario) o tirosina (secundario) que producen dopamina

¿Cuándo estaría indicada la terapia con Testosterona Transdermal?

La terapia con testosterona podría ser adecuada en los casos de mujeres postmenopáusicas con la líbido disminuida, depresión y fatiga o en mujeres jóvenes con menopausia precoz y/o quirúrgica con terapia hormonal de estrógenos y libido disminuida.

La dosis de testosterona será siempre inferior a 2,5 mg/pusch, NUNCA se aplicará en zonas donde haya pelo porque hay receptores de 5-DHT y se convertirá en 5-Dihidrotestosterona, la mejor zona de aplicación es en el clítoris, ya que es la zona en la que hay más cantidad de receptores de testosterona.

Faltan datos sobre la seguridad a largo plazo de la terapia con testosterona para las mujeres posmenopáusicas que tienen antecedentes de cáncer de mama o útero, o en aquellas que tienen una enfermedad hepática o cardiovascular.

La terapia de sustitución con testosterona deberá ser valorada por su médico y es  importante realizar un diagnóstico para prescribir este tratamiento.

Si quereis más información, no dude en comentarlo en el post.

Bibliografía

  1. Glaser, R., & Dimitrakakis, C. (2013). Testosterone therapy in women: myths and misconceptions. Maturitas, 74(3), 230–234.
  2. Glaser R, York AE, Dimitrakakis C. Beneficial effects of testosterone therapy in women measured by the validated Menopause Rating Scale (MRS). Maturitas 2011;68:355–61.
  3. Hackett, G., Kirby, M., Edwards, D., Jones, T. H., Wylie, K., Ossei-Gerning, N., et al. (2017). British Society for Sexual Medicine Guidelines on Adult Testosterone Deficiency, With Statements for UK Practice. The Journal of Sexual Medicine, 14(12), 1504–1523.

 

 

 

 

Comparte este contenido: