0
Mi cesta

Total:0.00

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0.00
Seleccionar página
Blog by Teresa Bonnin

A principios de este año muchos medios de comunicación nos hablaban sobre las nuevas dietas para adelgazar y como mantenerse en forma.

De la moda nutricional que están marcando tendencia este 2019, la dieta cetogénica o dieta KETO (KD) se promueve cada vez más como una estrategia para combatir la obesidad con evidencia científica, aunque no exenta de efectos secundarios.

¿En que consiste la dieta KETO (KD)?

Básicamente se trata de reducir el consumo de carbohidratos a entre 15 y 30 gramos diarios solo un 5%, seguido por un 25% de proteínas y un 70 % de grasas saludables.

La clave de esta dieta, está en que al no comer carbohidratos el cuerpo no puede coger energía de la glucosa e insulina, por lo que utiliza las grasas como principal fuente de energía produciendo los conocidos como cuerpos cetónicos. Este estado metabólico es el que se conoce como cetosis.

Aunque la KETODIETA es efectiva para la pérdida de peso y el control de peso, la determinación exhaustiva de su relación con los cambios bioquímicos, fisiológicos y psicológicos aún está en gran parte sin explorar.

En un estudio publicado en Nutricion Research en Febrero de 2018 sobre pérdida de peso, mejor rendimiento físico, función cognitiva, comportamiento alimentario y perfil metabólico en una dieta cetogénica de 12 semanas en adultos obesos, se vio que este tipo de dieta afecta de manera diferente en hombres y mujeres.

En la intervención no controlada de 35 adultos obesos sedentarios (13 hombres, 25 mujeres), de 37 ± 7 años con un IMC de 36,1 ± 5,6 kg / m2 que se sometieron a un 12KD entre marzo de 2017 y junio de 2017 en la Universidad de Primorsk, la ketodieta de 12 semanas produjo una disminución del apetito, una pérdida significativa de peso de los participantes (-18 ± 9 kg hombres vs. -11 ± 3 kg mujeres; p <.001), disminución de toma de  alimentos por causa  externas y emocionales, satisfacción con la imagen y un rendimiento físico mejorado.

Bioquímicamente (en analíticas), se observó una disminución de la glucosa en sangre y un aumento significativo del colesterol LDL (el malo)  en las primeras 2 semanas; aunque luego, todos los parámetros volvieron a la normalidad.

Por otro lado, se detectó una reducción significativa en la insulina y los niveles de leptina y un aumento significativo en la adiponectina.

Los resultados del estudio muestran la eficacia de la 12KD en la pérdida de peso, el rendimiento físico, la función cognitiva, las conductas alimentarias y el perfil metabólico. Sin embargo, los efectos a largo plazo de una KD en estos resultados deben estudiarse más a fondo antes de poder hacer recomendaciones generales.

Las dietas bajas en carbohidratos que difieren en las de restricción de carbohidratos mejoran los marcadores cardiometabólicos y antropométricos en adultos sanos.

En otro ensayo clínico aleatorizado de Harvey y colaboradores se vio que: Las dietas bajas en carbohidratos y altas en grasa (LCHF, por sus siglas en inglés) son útiles para tratar enfermedades relacionadas con el síndrome metabólico y otras como la epilepsia, pero existe aún poca investigación que evalúe el grado de restricción de carbohidratos en los resultados.

La KETO, sería pues una buena dieta para adelgazar rápido en 12 semanas, enseñando a nuestro cuerpo a usar nuestra grasa de manera más eficiente.

Pero ojo… es una dieta difícil de mantener, debe estar supervisada por un dietista-nutricionista en colaboración con un médico especialista y además en el momento en se tome algún carbohidrato ya sales del estado de cetosis, pudiendo haber un rebote importante de peso, por lo que se debe salir de la Keto de forma gradual.

Como dietista, aunque la dieta (KD) este muy estudiada y haya evidencia, recomiendo seguir una dieta que encaje más con las preferencias alimenticias de cada uno y así evitar efectos secundarios de obligar al cuerpo a entrar en cetosis: cansancio, estreñimiento, dolor de cabeza etc. y que a largo plazo puede costar la vida.

 

Otra dieta top del 2019, y de la que ya os hablé en otro post es el Ayuno intermitente o la dieta 16:8, una dieta recomendable para las mujeres que se acercan a la edad de la menopausia, y para hombres con alto índice de grasa visceral.

Sus ventajas: reduce el riesgo de obesidad y las enfermedades relacionadas con la misma, como la diabetes y el cáncer, pero ha de estar supervisada por un nutricionista.

Mi recomendación para este 2019 es la alimentación intuitiva, con una mayor consciencia sobre la alimentación saludable o la importancia de cuidarse y superar la necesidad de hacer dietas, comiendo sano, reduciendo el azúcar libre y cuidando nuestra salud intestinal manteniendo una buena microbiota intestinal tomando alimentos que proporcionen probióticos, desde yogurt, a chucrut y té de kombucha, así como frutas, verduras, cereales integrales y legumbres, ricos en fibra y prebióticos o bien haciendo un tratamiento de permeabilidad intestinal del que ya os hable hace dos años en el  2017 y que nos está dando muy buenos resultados en nuestro centro Sanudiet.

 

Y acabo con nuestro Leitmotif 2019:

 

Feliz Domingo!!!

 

Comparte este contenido: