0
Mi cesta

Total:0.00

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0.00
Seleccionar página
Blog by Teresa Bonnin

Las hormonas bioidénticas se han puesto de moda, ¿son seguras?.

Hasta hace unos años no dar hormonas casi se consideraba negligencia médica, había que dar estrógenos a la mujer, independientemente de la edad, para evitar enfermedades a largo plazo debidas a su falta en la  menopausia como la osteoporosis, las  enfermedades cardiovasculares y otras enfermedades de la mente como la demencia senil.
Las hormonas que se prescribian hace ya 20 años eran estrógenos equinos junto con derivados de la progesterona como la Medroxiprogesterona, para evitar el engrosamiento del útero provocado por los estrógenos con los efectos secundarios de esta, una hormona que engorda y deprime.
A principios del 2000, surgen en Estados Unidos las hormonas bioidénticas, aún recuerdo un Congreso de Formulación Magistral en Madrid al que asistí, donde se hablaba ya  de la personalización en la formulación individualizada en hormonas, siempre administradas por vía transdermal, para evitar el paso hepático su proceso de oxido-reducción en el citocromo P-450, que se produce en la primera fase de desintoxicación en el higado. Hay que tener en cuenta que el Estradiol se puede oxidar en el carbono 2, 4 o 16 y después actuar en el receptor alfa en la mama (efecto mitogénico) o en el receptor beta (antimitogénico), después vuelve al hígado en donde se produce un proceso de sulfatación y se elimina.
Las hormonas bioidénticas formuladas no sufren el paso hepático,  no pasan por el citocromo P-450, no se administran vía oral ( solo transdermal a través de la piel o vagina en geles)  son muy poco biodisponibles, son menos activas biológicamente, pero son más seguras.
De hecho hasta disponemos de hormonas bioidénticas vegetales sintetizadas en el laboratorio (por ejemplo las isoflavonas de la Dioscórea Vellosa), tal como os explique en un anterior post.
¡¡Todas las hormonas bioidénticas son químicamente idénticas a las que produce nuestro cuerpo de ahí su nombre!!

 
En la perimenopausia, que tiene lugar en la mujer a  partir de los 42 años , va disminuyendo la secreción de estradiol, cuando disminuyen los niveles de esta hormona y aumenta otra la FSH,  y aumenta la producción de Estrona vía la disminución de Testosterona, desaparece totalmente la menstruación y zas!! tenemos la menopausia con el consiguiente incremento de peso al aumentar las células adiposas.
Por ejemplo la Testosterona que disminuye un poco a los 35, vuelve a bajar los 45 y llega a un nivel del 25 % a los 75 años tiene ritmo circadiano, máximo nivel a las 8 h, 16 h nivel mas bajo y por la noche a partir de las 24 h empieza a aumentar por eso es mejor sexo matutino.
La Progesterona se incrementa en la segunda parte del ciclo y sus niveles empiezan a bajar a partir de los 40-45 años hasta que en la menopausia los niveles diarios son bajos, y  se manifiestan en la mujer con aumento de peso y trastornos de comportamiento. La caída de la progesterona genera un incremento de volumen por retención de agua y sal, aumenta el cortisol y este inhibe la producción de serotonina y se producen trastornos del comportamiento.
El Estradiol, disminuye en la perimenopausia, aproximadamente a partir 42-43 años con una sintomatología en muchas pacientes de tipo vasomotor, procesos de calor, sudor, parestesia, taquicardia, además de sequedad vaginal y discreta disminución de la líbido.
La Estrona aumenta, como es comentado anteriormente  y se produce un aumento de peso por incremento del tejido celular subcutáneo, empezamos a acumular grasa en la cintura y visceral.
La DHEAcomienza a bajar a partir de los 30 años y a los 70 tenemos el 25 %. Es un importante protector frente a problemas cardiovasculares, mejora el declive cognitivo, protege frente a la osteoporosis etc. aunque aún no hay suficientes estudios de su eficacia.
El Cortisol tiene ritmo circadiano y además tiene niveles mantenidos durante toda la vida e incluso elevarse vía multitud de formas (estrés, cortisona etc.), puede estar bajo, pero no es importante, lo máximo que puede producir es apatía  y falta de ganas de levantarnos. El problema del cortisol, es que casi siempre lo tenemos elevado sobre todo por el estrés que vivimos actualmente y como consecuencia puede producir lesiones en el colágeno, retención de agua, disminución de la densidad ósea, arterioesclerosis, hipertensión etc.., lo peor de tener siempre el cortisol aumentado es que va asociado al estrés, siendo un inductor de apoptosis cerebral.
La Melatonina de la que hablamos en un anterior post, restablece el ritmo circadiano del sueño, además de su uso para el sueño (fase REM), a dosis altas ( entre 10-20 mg) se utiliza para bloquear el receptor alfa de mama, etc.
Si por estrés tiene los niveles de cortisol elevados, se inhibe la serotonina y por tanto no se produce Melatonina.
El especialista es quien debe individualizar la dosis hormonal que necesitas, cuando y cuanto tiempo la necesitas, solo hay que dar las hormonas para el paciente en función de sus necesidades clínicas.
Hoy día el envejecimiento es lo que más nos preocupa, y está muy relacionado con las hormonas en la mujer o menopausia y  la del hombre o virilopausia (disminución de la líbido).
Un tratamiento hormonal con hormonas bioídenticas siempre irá encaminado a conseguir que sus niveles sean los que le corresponden a su edad y envejecer con una mejor calidad de vida.
Os voy a exponer un caso:
Una mujer acude a una consulta de ginecología con la líbido disminuída y niveles de testosterona muy bajos según analítica, si administramos testosterona en crema transdermal, veríamos eficacia en  el 30% de las pacientes, pero no en el  70 % restante, pues la líbido también depende de  los niveles de dopamina.
El tratamiento transdermal irá acompañado de dopaminérgicos vía oral, activos fitoterápicos como el Ginseng, Rhodiola, Tríbulus terrestres con Zinc y Mucuma pruriens  preparados en fórmula magistral y estudiando la  interacción con otros fármacos que toma la paciente.
En la mujer, las dosis  de testosterona seran siempre inferiores a 2,5 mg por dosis y la mejor zona de aplicación es en el clítoris, ya que es la zona en la que hay mas cantidad de receptores de testosterona.
En este caso, se precisa de valoración a los 3 meses con analítica.
 
Tienes dudas sobre hormonas bioidénticas? Para cualquier consulta puedes comunicarte conmigo a través del blog.
Fuente: Curso Guinama sobre Hormonas Bioidenticas.

Comparte este contenido:
All search results