0
Mi cesta

Total:0.00

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0.00
Seleccionar página
Blog by Teresa Bonnin

¿Has probado montones de dietas  sin éxito?

¿Intentas adelgazar, pasando hambre  y no bajas ni un gramo?

Seguramente has experimentado cambios fisiológicos  que han dañado tu metabolismo y ahora funciona de manera lenta y poco eficiente, pero afortunadamente tiene solución.

Abdomen
Aclarando conceptos
Pero ¿qué es exactamente el metabolismo? No es más que el conjunto de procesos físico-químicos por los que nuestro organismo transforma la comida y el oxígeno en energía utilizable (ATP).

Todas las funciones corporales, incluso estar en reposo, requieren energía. A la cantidad de energía mínima que necesitamos orgánicamente para sobrevivir se le llama metabolismo basal, es un valor expresado en Kcal y depende de 3 factores:

  • El volumen de nuestra masa muscular: cuanto más músculo tengamos, más energía consume nuestro cuerpo en reposo.
  • El sexo: en general, los hombres tienen más masa muscular y menos grasa que las mujeres debido a mayores niveles de testosterona, por lo tanto consumen más calorías.
  • La edad: con el paso de los años tendemos a perder masa muscular (sarcopenia), y con ello la capacidad de quemar calorías al mismo ritmo.

Si sumamos a la tasa metabólica basal el gasto que supone hacer ejercicio (20-30%)y los procesos digestivos  (10%) obtenemos nuestra tasa metabólica total, es decir, la energía que necesitamos consumir al día (por ejemplo: 1750 Kcal)
dieta para acelerar el metabolismo
¿Por qué comiendo menos no bajamos de peso?
En términos generales, la reducción de la ingesta y el aumento de la actividad física conduciría a la pérdida de peso, pero cuando nuestro metabolismo está dañado funciona mucho más lento de lo que debiera y no quemamos grasa.
A esta condición se le llama comúnmente “tumba metabólica” y ocurre después de maltratar repetitivamente nuestro organismo con dietas muy restrictivas o ayunos y el uso incorrecto de ejercicio físico, por ejemplo realizar mucho ejercicio cardiovascular combinado con una dieta muy hipocalórica. Las primeras veces esta fórmula da resultado,vamos bajando de peso a un ritmo correcto, pero con el tiempo la pérdida es menor o nula porque ya ha habido una adaptación metabólica y nos estancamos. Ante la frustración, abandonamos la dieta y aparece el temido efecto rebote.
La explicación a ese fenómeno es que nuestro organismo está diseñado para la supervivencia y no entiende de dietas. Ante la falta de recursos o alimentos adecúa su consumo para que aguantemos más, y activa el “modo ahorro” para gastar la menor energía posible. Este proceso recibe el nombre de termogénesis adaptativa, supone una disminución del metabolismo basal y un parón en nuestra pérdida de grasa.
La buena noticia es que es una condición reversible a través de un plan monitorizado y adaptado para reparar y acelerar el metabolismo. Consiste en una rotación planificada de alimentos y actividad física que busca eliminar el estrés en el organismo, resetear las funciones que están dañadas e iniciar la quema de grasa de manera eficiente.
Glasses with fresh vegetable juices isolated on white
Mientras tanto, estos 10 consejos te ayudarán a mantener tu metabolismo activo:

  • Huye de las dietas muy restrictivas o monodietas (un solo alimento), porque además de perjudiciales y aburridas conducen a la recuperación del peso perdido con el famoso efecto rebote.
  • Podemos optar por una alimentación ligeramente hipocalórica siempre y cuando la reducción sea paulatina y no más del 20 – 25%
  • Evitar a toda costa los ayunos o saltarse comidas. Bastan 4 o 5 horas de ayuno para que el cuerpo active los mecanismos de alerta y active el modo ahorro.
  • Lo ideal es comer cada 3 o 4 horas, respetando las comidas principales y añadiendo tentempiés saludables entre ellas
  • Planifica tu menú semanal. Llevar un orden en la lista de la compra y la preparación de comidas nos ayudará a respetar las 5 comidas y a comer más variado.
  • Diario de alimentación semanal. Apuntar todo lo que ingerimos, incluso las bebidas, y leerlo al final del día puede ayudarnos a detectar si estamos comiendo suficiente o en exceso.
  • Ejercicio físico regular, fundamental para mantener un buen metabolismo basal
  • Mantener una buena hidratación a lo largo del día, llegando al 1.5 o 2 litros de agua. Tomar agua fría a sorbitos pequeños durante el día nos ayuda a mantener el metabolismo activo.
  • Carbohidratos sí, pero de calidad. Es mejor elegir los de bajo o medio índice glucémico y los integrales.
  • Que no nos falten vitaminas. Algunas reacciones metabólicas no se dan con eficiencia si hay déficits nutricionales. Si nuestra alimentación no es lo variada que debería podemos optar por tomar suplementación adaptada a nuestras necesidades.

Woman with Healthy and Unhealthy Food. Difficult choice. Overwei
En SANUDIET, te asesoramos en todo lo que necesites. Nuestras dietistas Teresa Juanes y Rosa Grimalt te ayudarán a conseguir tus metas.
Puedes pedir cita en el 971201028.
Blog escrito por Rosa Grimalt, para más información puedes escribir a sanudiet@farmabonnin.com
Gracias por leernos. Hasta la próxima!!!!

Adelaida Delgado

Cliente E-commerce

Latest posts by Adelaida Delgado (see all)

Comparte este contenido:
All search results