0
Mi cesta

Total:0.00

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0.00
Seleccionar página
Blog by Teresa Bonnin

La menopausia puede provocar muchos cambios en la vida de la mujer, no solo en su cuerpo, sino también en su piel.

Los sofocos son una de las manifestaciones más frecuentes, y no solo son incómodos para la mujer menopáusica, sino que también pueden agravar o incluso a veces desencadenar la aparición de rosácea.

La rosácea de la que os he hablado en anteriores post, es una afección inflamatoria de la piel caracterizada por enrojecimiento facial y pequeñas pápulas rojas (a menudo confundidas con acné o eccema) en las mejillas, la nariz, el mentón y la frente.

¿Existe alguna relación entre el inicio de la menopausia y el comienzo de la rosácea?

Si bien la causa de la rosácea sigue siendo desconocida, sus signos y síntomas, especialmente la característica de enrojecimiento de la rosácea del subtipo 1 (eritematotelangiectásico), pueden aparecer o agravarse inicialmente mientras las mujeres están experimentando la menopausia. En estos casos, aliviar el enrojecimiento subyacente puede ayudar a mantener la rosácea bajo control.

Se ha especulado que los cambios en la reactividad vascular causados ​​por modificaciones relacionadas con la edad y las hormonas sexuales podrían ser la razón de que aumente la rosácea en esta etapa.

Si bien los sofocos que muchas mujeres experimentan justo antes y durante la menopausia a menudo desencadenan signos y síntomas de rosácea, no son necesariamente la causa subyacente de este trastorno. Una vez que disminuyen los sofocos, los signos y síntomas pueden continuar y pueden estar asociados con muchos otros factores potenciales.

¿La menopausia puede causar o afectar el desarrollo de la rosácea?

No, aunque los sofocos pueden desencadenar la aparición de síntomas, pero los dos no son mutuamente excluyentes. Por lo que, si fuiste o no diagnosticada de rosácea y estas experimentando enrojecimiento facial en tu menopausia, puede haber una posible rosácea y lo recomendable es acudir a tu dermatólogo para obtener un diagnóstico y/o tratamiento.

Una vez que te hayan diagnosticado de rosácea, lo primero será controlar los sofocos e iniciar un tratamiento a largo plazo para reducir los síntomas actuales y retrasar la aparición de otros.

Si no puedes controlar los sofocos, puedes hablar con tu ginecólogo para que te prescriba estrógenos, siempre se debe usar la dosis mínima que controle los síntomas de la menopausia.

La terapia hormonal para tratar los sofocos y los cambios hormonales subyacentes que los causan pueden mejorar la rosácea. Tomar medicamentos antiinflamatorios también puede ayudar a minimizar los síntomas de la rosácea durante la menopausia. Si las fluctuaciones hormonales causan estrés emocional, tomar antidepresivos puede ayudar a disminuir el estrés y también puede mejorar los síntomas no solo de la menopausia, sino también de la rosácea.

Lo que si es cierto es que, si bien las mujeres perimenopáusicas pueden experimentar rosácea de nuevo inicio o brotes de rosácea aumentados, las mujeres posmenopáusicas pueden disfrutar de un alivio de los síntomas de la rosácea.

En la actualidad, no hay cura para la rosácea, pero tratarla lo antes posible después un diagnóstico asegurará que tu piel no empeore. Identificar un tratamiento dermofarmacéutico y en según qué casos un tratamiento médico es esencial para vivir con ella.

Hoy en día en guías clínicas hay medicamentos que pueden ser recetados para esta patología, cada uno diseñado para mejorar cada subtipo específico de rosácea. Combinar los tratamientos que te ha dado tu médico con cambios en el estilo de vida, puede mejorar tu rosácea. Todavía hay mucho más que aprender sobre las causas subyacentes de la rosácea y por qué los cambios hormonales en las mujeres pueden afectar el riesgo de desarrollar esta afección de la piel. A medida que se realiza más investigación, podremos tratar de manera más efectiva y tal vez incluso prevenir su desarrollo.

Si tienes problemas con los cambios en la piel en esta etapa perimenopáusica, como enrojecimiento, sequedad o pigmentación desigual, consúltanos. Cuanto antes empieces a abordar estos problemas, más fácil será controlarlos.

Mi consejo:

  • Identifica los posibles factores desencadenantes y haz todo los posible para evitarlos.
  • Invierte en una buena rutina para el cuidado de tu piel, déjate aconsejar por especialista en el tema, medico y/o farmacéutico.
  • Evita usar maquillaje con mucho perfume, reduce la cantidad o bien busca texturas más fluidas, sin perfume, con pocos conservantes y que se adapten a tu piel sensible.
  • Mantén los parpados limpios, utiliza desmaquillantes sin alcohol suaves o toallitas palpebrales específicas, para evitar los síntomas oculares.
  • Cuida tu interior, tu mente, sobre todo si estas estresada, en esta etapa también te irán bien, técnicas de manejo del estrés, como la respiración profunda y los ejercicios de visualización.
  • Cuida tu alimentación, una dieta saludable, antiinflamatoria, con abundantes fruta y verdura. Limita el consumo de azucares, picantes, alcohol y cafeína.
  • Evita irritantes como hamamelis, mentol, menta, aceite de eucaliptos etc. y no utilices exfoliantes físicos, ni químicos. Solo peelings enzimáticos.
  • Haz ejercicio a temperatura menor de 23 grados, en los días cálidos y húmedos, lo mejor es entrenar con aire acondicionado.
  • Omite baños y duchas calientes, evita saunas y baños de vapor.
  • Siempre con protección solar, te aconsejo utilizar FPS 30-50 y con filtros minerales.
¿Sufres de rosácea? ¿Han empeorado los síntomas en la menopausia?
Escríbenos y comenta en el post.

Productos recomendados:

Neostrata Serum Antiedad Antirojeces 30 ml

GH 12 Azelaic-N 30 ml

 

 

 

 

 

Siguemé

Teresa Bonnin

Farmacéutica Titular at Farmacia Bonnin CB
Hola soy Teresa Bonnin, farmacéutica co-titular de Farmacia Bonnin en Palma de Mallorca. Para los que no me conocen soy mallorquina de pura cepa y una amante incondicional de la “Serra de Tramuntana”.
He decidido escribir un blog sobre diferentes temas relacionados con el mundo de la farmacia y a veces, por qué no, de lo que más me gusta de “viajes” y “moda”.
Al no haber Facultad de Farmacia en Mallorca me desplacé a Barcelona a estudiar la carrera, después de ser madre muy joven (a los 30 ya tenía dos niñas) me dediqué después de criarlas a seguir estudiando y a formarme.
Hice un Master en Atención Farmacéutica Comunitaria por la Universidad de Valencia, un postgrado en Nutrición por la Universidad de Navarra, me especialice en cosmética farmacéutica y realice varios cursos de Educación y Asesoría nutricional.
Hace 2 años, en el 2012 volví a la Facultad, nuevamente fui estudiante y me gradué en Dietética y Nutrición, abriendo una zona especializada en Farmacia Bonnin llamada SANUDIET
Soy una apasionada de la cosmética, me interesa todo lo relacionado con la nutrición y la dietética, y me encantaría compartir contigo mis conocimientos a través de este blog.
Espero que te suscribas y estemos en contacto.
Teresa Bonnin
Siguemé
Comparte este contenido:
All search results