0
Mi cesta

Total:0.00

  • Tu carrito está vacio
Ver cesta
Subtotal : 0.00
Seleccionar página
Blog by Teresa Bonnin

Toda vida es ritmo, al son del tiempo. El ritmo se mantiene día a día, estación a estación, año a año.

En la reproducción y el crecimiento, en la alimentación, el sueño, el movimiento. En la salud y la enfermedad.

¿Sabías que en la piel, también hay ciclo? el pH de la piel disminuye de noche y aumenta de día, hay cambios en  el sebo y en la temperatura de la piel. El calor produce sudor, se abren los poros, vasodilatación y aumento del flujo de sangre. Con el frío, ocurre lo opuesto. La epidermis del varón tiene más espesor en octubre, en la mujer tiene más espesor en julio. En ambos, es más fina en abril. La piel está más hidratada en verano, y más seca en invierno. Las dermatitis son más frecuentes en invierno.

¿Qué ocurre a nivel vaginal ?

En verano, hay más colonización del tracto genital de la mujer por Staphylococcus saprophyticus un uropatógeno, que causa el 42% de infecciones después de Escherichia coli. En las infecciones vaginales por hongos, hay picos sobre todo en agosto. Además de vulvitis y vaginitis.

Nuestra microbiota vaginal esta dominada por unas bacterias llamadas lactobacillus, y deben estar en un entorno con pH ácido.

Estos lactobacillus como L. crispatus, L. jensenii y L. gasseri, protegen la mucosa mediante varios mecanismos:

  • Adherencia específica al epitelio y formación de una biopelícula o biofilm que bloquea el asentamiento de los patógenos.
  • Producción de compuestos antimicrobianos.
  • Coagregación con los patógenos.
  • Competición por los nutrientes.

A pesar de ello, en determinadas condiciones, la concentración de lactobacilos en la vagina disminuye por debajo de unos niveles críticos, lo que favorece la proliferación de otros microorganismos también presentes habitualmente o de microorganismos exógenos, dando lugar a distintas infecciones.

¿Has padecido alguna vez candidiasis vaginal?

La microbiota vaginal es muy compleja, en la mayoría de mujeres se encuentra siempre equilibrada y estable con alrededor de 108 bacterias por gramo, esta composición  y su pH, puede variar en función del ciclo menstrual, de la edad, del pH, de tu alimentación y de la estacionalidad.

Un desequilibrio de esta microbiota y pH puede suponer una vaginosis, candidiasis y/o problemas urinarios, que en la mayoría de los casos generaran una disminución significativa de los lactobacillus.

Candidiasis vulvovaginal

El uso de antibióticos, algunos antifúngicos, los espermicidas, los trastornos hormonales (menopausia, carencia hormonal), la píldora contraceptiva, las duchas vaginales, la humedad en verano, una mala alimentación, pero también el estrés, puede alterar nuestra microbiota.

También los tratamientos con corticoides o inmunosupresores, que afectan a la respuesta inmunitaria defensiva del huésped; la diabetes, debido a los altos contenidos de glucosa que favorecen la colonización del tracto genital, la obesidad o deficiencias del sistema inmunitario.

La principal causante de las micosis vaginales es la Candida albicans.

La C. albicans se encuentra habitualmente, aunque en pequeñas cantidades, en diferentes zonas del cuerpo (piel, boca, tracto gastrointestinal o vagina), sin producir enfermedad. Entre un 20% y un 50% de las mujeres sanas asintomáticas tienen su vagina colonizada por C. albicans formando parte de la flora normal, sin que ello signifique que haya infección.

Normalmente no se presentan síntomas porque el pH  ácido de la vagina, el sistema inmunitario del huésped y la presencia de una microbiota vaginal equilibrada impiden que C. albicans se reproduzca en exceso. Sin embargo, distintas circunstancias como las que hemos enumerado anteriormente, pueden favorecer el crecimiento excesivo de colonias de C. albicans y desencadenar una candidiasis.

Desde el punto de vista clínico, la CVV se puede presentar de dos formas diferentes:

  • Candidiasis episódicas: representan el 80-90% de los casos. Son episodios esporádicos, de intensidad leve o moderada, en mujeres con un sistema inmunitario competente y probable infección por C. albicans, de la que existen más de 200 cepas diferentes ( son las típicas del verano). Al menos un 40% vuelve a desarrollar  una nueva infección. Los síntomas característicos son picor en la región vulvar con secreción vaginal espesa y blanquecina. Puede haber también ardor e irritación vulvar, dispareunia (coito doloroso), dolor vaginal o disuria (dolor o dificultad al orinar).
  • Candidiasis recurrente (10-20%): se presenta en mujeres con alguna patología previa (diabetes no controlada, inmunosupresión, obesidad, ITU de repetición, tomar antibióticos, comida procesada alta en azucares etc.) y se definen por 4 o más episodios por año, con sintomatología grave e infección causada por Candida no albicans.

El tratamiento convencional de la CVV se hace con antifúngicos por vía oral o vaginal. Aunque la respuesta a estos agentes suele ser buena, es bastante frecuente la aparición de nuevos episodios debido a la persistencia de factores de riesgo o a resistencia de la cándida a los antifíngicos.

Este hecho, unido a la alta prevalencia de la CVV ha llevado a los especialistas a investigar sobre la posible utilidad de los probióticos en este tipo de infecciones, unidos a una intervención nutricional.

Las dosis propuestas de probióticos por víaa oral son, como mínimo, de 109 UFC (Unidades Formadoras de Colonias).

El interés de los probióticos.

Numerosos estudios muestran que los lactobacillus: L. crispatus, L. rhamnosus, L. acidophilus, L. fermentum y L. gasseri tienen propiedades antibacterianas y antifúngicas.
¿Cómo actúan?

Secretan  unas sustancias inhibidoras y reducen la accesibilidad de los patógenos a los receptores celulares => bloqueo de la colonización del entorno vaginal.

Tomar por ejemplo, Lactobacillus fermentum y Lactobacillus gasseri vía oral mejora los parámetros vaginales en las mujeres que tienen una microbiota vaginal desequilibrada: bajada del pH vaginal, aumento de lactobacillus y reducción de las otras bacterias.

Otros estudios muestran que la toma de L. rhamnosus, L. gasseri y L. acidophilus por vía vaginal u oral, en paralelo o después de una antibioterapia, mejora el tratamiento reduciendo los riesgos de recidivas de las vaginosis/vaginitis bacterianas.

Lactobacillus crispatus, contribuye a la curación del epitelio dañado de la vagina, acelerando la reepitelización del mismo y protegiéndolo frente a la infección por patógenos. Protege frente a la infección por C. albicans, modulando el sistema defensivo celular del epitelio vaginal, reduce la adhesión y el crecimiento de la cándida, inhibe el crecimiento de C. albicans, inhibe la expresión de genes implicados en la transición de levadura a hifa y reduce la virulencia de C. albicans,  modulando la secreción de citoquinas y quimioquinas y aumenta la respuesta inmune celular local.

Crispatus también inhibe la adhesión y la formación de biofilm y la expresión de genes implicados en la formación del biofilm.

¿Como mantener la candidiais a raya?

Corregir los posibles factores de riesgo.

  • Para la higiene de la zona genital, utilizar syndets específicos y secar bien para eliminar la humedad.
  • No son aconsejables los jabones íntimos perfumados, aerosoles, fragancias, polvos, etc.
  • Evitar las duchas vaginales, ya que eliminan las bacterias que forman parte de la flora habitual de la vagina.
  • Utilizar ropa interior de algodón y evitar el uso de pantalones o ropa interior muy ajustada.
  • En verano, evitar la humedad y cambiar el bañador.

En CVV, son importantes las recomendaciones dietéticas o en casos de recidivas las intervenciones que hacemos en sanudiet: 

  • Alimentos a evitar: azúcares y alimentos de índice glucémico elevado; hidratos de carbono refinados y cereales con gluten, así como los que contengan levadura; leche de vaca y cualquier tipo de lácteo (durante los primeros días por lo menos); alcohol, refrescos, zumos, café y tés fermentados; champiñones y setas.
  • Alimentos permitidos: vegetales de hoja verde, crucíferas, espárragos, alcachofas, cebolla, germinados; frutas como el aguacate, manzana, pera, pomelo, limón, piña, papaya, bayas y frutos rojos según el caso, por su bajo  índice glucémico; legumbres, pescados blancos y azules, conejo, aves de corral, carne roja (a limitar), huevos, granos integrales sin gluten, especias, aceite de oliva, jengibre y cúrcuma.

Nuestra recomendación:

NATBIOTICS CND contribuye a recuperar y mantener el equilibrio de la microbiota vaginal.

La administración de probióticos y prebióticos en las infecciones vulvovaginales es una opción terapéutica efectiva, de fácil administración y sin efectos secundarios importantes.

 

Cualquier consulta te atendemos online y presencial en sanudiet:

Sanudiet. Especialistas en Salud, Nutrición y Dietética.

Feliz Domingo!!!

Siguemé

Teresa Bonnin

Farmacéutica Titular at Farmacia Bonnin CB
Hola soy Teresa Bonnin, farmacéutica co-titular de Farmacia Bonnin en Palma de Mallorca.

Para los que no me conocen soy mallorquina de pura cepa y una amante incondicional de la “Serra de Tramuntana”.

He decidido escribir un blog sobre diferentes temas relacionados con el mundo de la farmacia, la cosmética, la nutrición y la salud hormonal.

Al no haber Facultad de Farmacia en Mallorca me desplacé a Barcelona a estudiar la carrera, después de ser madre muy joven (a los 30 ya tenía dos niñas) me dediqué después de criarlas a seguir estudiando y a formarme.

Hice un Máster en Atención Farmacéutica Comunitaria por la Universidad de Valencia, un postgrado en Nutrición por la Universidad de Navarra, me especialice en cosmética farmacéutica y realice varios cursos de Educación y Asesoría nutricional.

Hace 2 años, en el 2012 volví a la Facultad, nuevamente fui estudiante y me gradué en Dietética y Nutrición, abriendo una zona especializada en mi farmacia, llamada SANUDIET.

Soy una apasionada de la cosmética, me interesa todo lo relacionado con la nutrición y la dietética, y ahora estoy cursando un Máster en Nutrición, Medicina y Salud hormonal en la mujer.

Me encantaría compartir contigo mis conocimientos a través de este blog, puedes seguirme también en mi perfil de instagram como @teresabonnin

Espero que te suscribas, que comentes y estemos en contacto.
Teresa Bonnin
Siguemé
Comparte este contenido:
All search results